danielenrique68

Mi corazón te recuerda en la negrura

 

Del acero candente te haré una figura

En la llama martillaré el calor elocuente,

Me dicte las Diosas entre la espesura

Del mazazo entre la roca frecuente;

 

Hasta conseguir ese relieve de tristura

De que te marchaste en la tarde hiriente,

Mi corazón te recuerda en la negrura

Que hizo el cielo dibujado en mi mente;

 

¡Oh, aciago este momento que me inspira!

Es la escultura de la ingrata que se aleja,

Te recuerdo como el gorjeo de la corneja;

 

Cuando de su nido el pájaro encendido

Se escapó de su lado, se aparta, se queja,

  Dejando el mal sabor hierro entre las rejas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.