javiercald

El niño soldado

El niño cierra sus pestañas gélidas

y retumba la muerte en sus oídos.

El niño sueña con su sombra escuálida

y el estruendo de latidos perdidos.

 

¿Quién salva al niño del sueño sombrío,

del destino de un futuro mortífero,

y a sus pestañas de lo cruel del frío?

 

El niño se agarra a un mejor pasado

y añora la paloma y su revuelo.

El niño siente ardor en su costado,

la no vida lo está retando a un duelo.

 

¿Quién le devuelve al niño su paloma

que revoloteó dándole vida

y cambia su punto por una coma?

Comentarios2

  • Raúl Daniel

    Las guerras las hacen entre unos cuantos viejos..
    pero los que mueren son un montón de niños..
    Felicitaciones por tu poema..
    Saludos cordiales..
    R_D

    • javiercald

      Muchas gracias,
      Saludos

    • Hugo Blair M.

      Así es amigo, esto ocurre en mi país lastimosamente, y luego nos vanagloriamos de ser humanos.
      ¡Se me ha oprimido el alma!

      Un saludo poético,
      Hugo

      • javiercald

        Qué razón, Hugo, ¡qué razón!
        Gracias amigo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.