Carlos Alba

A medio camino

 

 A medio camino ausente,

un brote de mi desprecio

recoge la estela rota

de los espíritus muertos.

La sombra busca la mueca

del tiempo que aguarda quieto, 

entre enjambres de jacintos

que se abren con un gesto.

 

 A medio camino crees

que el viento es de terciopelo,

los soles son caracolas,

las mentiras van sin velo.

Pierde sentido el dilema

que acusa mi pensamiento;

de almas en fuego que visten

ornamentas de recelo.

 

 Y mira que soy arena,

tierra fría de hechiceros;

¡Doncella de la placeta!,

¡Querubín del ventisquero!. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.