Sonrisa Sonrisa

Te extrañaré

Difícil comprender que la vida se acaba en halo

Difícil comprender que el aliento suyo se va

Y no es como el mar, vos no regresarás.

Quiero abrazarte hoy con vida

Mañana mis brazos pueden no servir sobre tu cajón.

Gritos de madre, madre adolorida

Madre mía.

De los dolores del alma

 uno de ellos se ha posado sobre usted;

florece la hierba en el canto del camino

ayudando todos a preparar tu regreso

Sangre en su boca,

El corazón bajo la lengua

El agua no te alcanza

Pronto no tendrás vida,

A pesar, hoy te sobra la misma

Vida a medio respirar

Con orejas pálidas blanquecinas

Tu vida se encanece

Se decolora…

Te extrañaré



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.