Adrian Rodriguez

Exhortación

Ama, sin esperar que te amen de vuelta, porque aquél que da esperando recibir algo a cambio, no da, si no que presta.

Sonríe, no porque estés feliz, sino cuando estés triste, solo o quebrantado, porque es fácil reír cuando el corazón esta alegre mas es de almas nobles gozarse en la adversidad sabiendo que hay esperanza, mientras quede en nosotros aún aliento de vida, no todo esta perdido!

Juega, con la inocencia de un recién nacido, con el entusiasmo de un niño ante un juguete nuevo, por qué dejar morir al niño que llevas dentro? Escúchalo... ese niño es mas Savio que el adultos en que te has convertido.

Perdona, para liberarte a tí mismo! porque has de andar arrastrando una mochila de piedras? Pues así es el rencor y la ira, se vuelven tan pesados que no te permitirán volar y dudo que arrastrándote llegues al paraíso.

Pero antes todo cosa; como ya lo expreso Salomón: Ten temor de Dios, porque El esta en el cielo y tu en la tierra.

Comentarios2

  • Luna y Poesía

    Grandes palabras, amar sin esperar nada a cambio, llevar en tu alma la alegría de un niño, perdonar por que al hacerlo te liberas de cosas negativas que dañan a uno mismo, nada se consigue con rencores y odios y siempre Dios en todas partes entre cielo y tierra.
    Gracias por compartir esta necesaria exhortación, un saludo cordial estimado poeta.
    Luna

  • kavanarudén

    Grato leerte amigo.
    Consejos precisos para el alma.
    Me ha gustado mucho.
    Recibe un fuerte abrazo de mi parte.

    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.