amdiosteza

un nuevo rostro...

Un  nuevo rostro…

Hasta el éxtasis de tus odios

Se evapora  al  ver la voz de mi silencio,

Un  nuevo cuerpo,  y tu  mente aun  vaga,

Cuidadosamente en  el  siniestro  de no recordar nada,

Hasta dar con mí silencio en  lo  mas lejano.

 

Un  nuevo día y aun estas, esclavizada

En el pasado de tus días, todo es nuevo, pero

Aun  es viejo el sin sabor que nos dejamos,

Y ya no acariciamos nuestros rostros,

Con la inocencia de dos hermanos.

 

 Francisco De Tescia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.