Emig Paz

Tangentes

La noche cae solitaria

por los ángulos de la tierra

que incendian luces en la ciudad

junto a maravillas del firmamento.

 

Por calles multicolores

caminan unas chicas

derrochando brillo simple

por la tangente de la vida.

 

Sus vestidos dorados escarlata

tienen la marca del diseño social

fabricados a escondidas del sol

y decorados bajo la luna.

 

 

El placer hábil disimulado

deja marcadas huellas negras

tras sus zapatos de tacón ancho

y una fragancia a flor de ébano

gotea bajo toda su piel.

 

sin darse cuenta a ciegas

todo animal nocturno

comienza arrastrándose

en la misma tangente.

        © Emig Paz

   (Del Poemario:Versos Matemáticos) 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.