Eiden Phendragon

Bajo La Luna

Bajo la luna aquélla magia pura y misteriosa ha desaparecido, así, de la misma manera, ese pequeño destello de esperanza que guiaba mi lucha.

Me miro en la oscuridad de la incertidumbre arrodillado baja la espesura de tu decisión, has exprimido cada lágrima, cada palabra que sale de mis entumecidos labios.

La irá ha abandonado mi cuerpo y el trazo firme de tus palabras se ha incrustado en mi memoria cual estigma imborrable, que somete mi existencia a una lucha a muerte.

La diferencia entre aquel soñador y ese que te hizo cambiar se ha notado finalmente en tu mirada.

Solo un pobre miserable, incrédulo de su misma pena, persigue a gritos, elocuente e incesante un amor que finalizo.

 El demonio de la noche y el ángel de la mañana han perdido ya el camino, tratando de conciliar un pacto mortal entre los dos.

Ni aquel pasó místico, ni aquella huella esporádica de vida,

Han dejado rastros de su existencia en tu memoria, solo tu.. Tú, y aquel deseo constante de satisfacer el ego de tu añoranza, has dejado marchita, fría y misteriosa la devastación de mi esencia, que desprendída de tu presencia, no es más que un acto irracional de existencia.

Ese hombrecito de paja y lodo ha doblado sus rodillas ante el infortunio que la vida le otorgó, se inclinó ante ti con todo el peso de sus hombros, abandonado su valor, su orgullo y convicción... 

 

+Eiden P.+

 

 

 

Comentarios1

  • Miriam Inés Bocchio

    Qué triste momento amigo,nunca hay que bajar los brazos,eso es cuestión de cobardes.
    la vida está llena de luz y debemos buscarla.
    Me gustó pasar por tus letras.
    Cariños de Ines Ine



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.