soledad Mar y cielo

poema: narrativo ABUELA MADRE

Poema Narrativo, Abuela, Madre

La Madre es la matriz del mundo
Madre es la fuerza de Dios,
madre que en tu vientre me forjaste
después me acunaste, enseñaste
hasta malcriadeses.

Ya joven me esperaste en silencio
y oscuras, para que mi padre no
se diera cuenta,
algunas veces, que no llegué
o se hacía tarde, recorrías
las cuentas del rosario,
y pedias al creador bendiciones
para que a tu hijo (a) no le pasara
nada.

Madre que consuelas al hijo(a)
cuando por amores sufre,
limpiando tus lágrimas, sufriendo
más tu que tu hijo(a).

Madre que tu nuera llega o yerno
y empiezas hacer madre un estorbo
ya no eres lo principal, tus hijos(as)
tienen sus vidas propias y sigues
atenta para que todo marche bien.

Llegan los nietos madre y te desplazan
por completo, ya siendo madura o vieja
trabajas más, porque hay que cuidar
y rezar por la familia que has forjado,
pero ya no te pertenece.

Madre que sigues siendo matriz,
eres vieja, y sola estas.
Sigues con tu nombre Madre,
pero solo eso, de que sirve
que seas hacedora del mundo
si quedas en la soledad,
esperando que un solo día
te feliciten, porque así lo marca
la sociedad.

Madre admirable y sigues
bendiciendo al fruto, por el
cual eres Madre.
Yo pido al Creador, a la naturaleza
a la vida, que los frutos que tienes
te devuelvan tu nombre, tu lugar.

No abandonen a la Madre, aunque
así ha sido, abrácenla, ámenla,
díganle una y mil veces,
¡te amo Madre!, perdón madre,
porque por mi abandonaste tus
sueños.

La madre es de 365 días y más
no de uno solo.

Y que es de las abuelas que crían
 a los frutos del hijo(a) y no logró
solidar su hogar.
Sean benditas todas ellas ABUELAS,
trabajan doble, sin recibir nada,
y nunca se les pregunta;
¿Eres feliz cuidándome Abuela?
y al tiempo ese nieto, vuela,
ni vuelve jamás, su dolor es doble.

Bendita abuela, cuantas veces te vi,
pasando las cuentas del rosario
sin apartarlo de tus manos,
fingiendo que tejes, para que
no te vean llorar, esperando
un te quiero, que quieres escuchar
y nadie pronuncia.

Dios te Bendiga Madre Abuela
que me has criado y me diste  
los valores morales, para ser  digna
de vivir en este mundo, siempre
con la frente muy alta, perdón
abuela si no supe recompensaste
cada día oigo el Ave María de
Schubert que tanto te gustaba.

Benditas sean todas las Madres
del mundo, sin distinción de
raza credos o entidades…

Soledad Mar y Cielo
Derecho de autor
Evangelina Estrada T.
Cd de México
08-Mayo-2015



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.