Esteban Mario Couceyro

Hay una duda

Hay una duda
suspendida  en el tiempo
como esas estrellas
que brillan en el cielo más oscuro
 
Cuál fue el destino
de mis letras
que yacen muertas
en un rincón olvidadas
de tu mirada
del temblor de mis manos
de esas ganas
ganas de llorar
con el pecho explotando
en mil galaxias
hasta que tus ojos
amanezcan como soles
rescatando nuevamente
el canto de las aves
de la prisión oscura
de la última noche.
 
Hoy esa duda
se mezcla con el viento
escondida entre las nubes
traídas desde la memoria
hoy esa duda grita el por qué
de esas letras
ya olvidadas.
 

Comentarios3

  • Beatriz Blanca

    Muy buenos versos, llenos de esas brisas que gritan con pasión.
    Me alegra percibir una cierta armonía interior.
    Un gusto pasar y saludar al amigo y poeta.

    • Esteban Mario Couceyro

      El amor, hace que uno armonice sus realidades. Hay veces que el dolor del desencuentro, ilumina el altar del amor transformando la desazón en sed de otro y necesidad del equilibrio con uno mismo.
      Bueno así piensa mi personaje enamorado, pues tengo algunos más mundanos y terrenos.
      Un abrazo en medio de una intensa cefalea.
      Esteban

    • Graciano Chacon

      Maravilloso poema, un abarzo.

    • Martha Esquinca

      Bello poema, me identifico, yo también me pregunto donde están esas letras olvidadas, las que algunas veces dejo y un día como soles me recuerdan la pasión de ser poeta y vuelvo a retomarlas a leerlas, a contruir nuevas. Gracias por tu poema. saludos.

      • Esteban Mario Couceyro

        Gracias por tus palabras, por lo visto no soy el único que regreso a leer lo ya escrito, yo particularmente, lo hago como quién regresa a la escena del crimen, con cautela y pudor.
        Generalmente, los siento como si fuesen de otro, por eso el pudor al ingresar en ese espacio de vida.
        Un abrazo
        Esteban



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.