David Silvestre

Demasiado

 

Demasiado largos esos credos,
demasiado lejos de aquel cielo,
demasiado teórico.

 

Demasiados países ahí fuera,
demasiados colores en banderas,
demasiado distópico.

 

Vacunaron el pensamiento
del filósofo sediento
y un reloj con piel de camaleón
sonó hueco en su habitación
aplastando un tiempo que desafinó
en la última frase de la canción.
Himno con alma esperanzada,
pero era demasiada esperanza,
demasiada.

 

No quedaron manecillas dispuestas
a soplar finas las respuestas
y entonces se maquilló la realidad,
y hasta ahora dura transmutada.

Comentarios1

  • EL POETA MALDITO

    ¿PLANEA QUE SU POEMA CAIGA EN LA CATEGORÍA DEL SURREALISMO?
    GRITAR TAN FUERTE COMO LO HACE USTED ENTRE LÍNEAS ES DESPERTAR AL ARTISTA DENTRO DE ESE SUEÑO MAQUINADO POR EL INSCONCIENTE, DONDE TAL OBRA QUEDA ATRAPADA EN UNA DENUNCIA CON TONO DE REFLEXIÓN CON LOS SUCESOS DE LA ACTUALIDAD: LA RELIGIÓN, LAS IDEOLOGÍAS DE TODAS LAS RAMAS, LA POLÍTICA, LA ECONOMÍA ADJUNTA AL CAPITALISMO, EL TIEMPO EDITADO EN LA ENTRAÑA ESCARLATA LLAMADA CORAZÓN, SENTIMIENTOS QUE AFLORAN EL ADAGIO FORTUITO Y PÓSTUMO A UN NOCTURNO AGRAVANTE Y HERIDO DE HAMBRE DONDE MUCHAS BOCAS GRITAN LA VERDAD Y LA JUSTICIA JUSTIFICADA POR LA COMPETENCIA DE LAS MASAS.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.