EL POETA MALDITO

SANTIAGO DE CHILE EN MUCHAS PALABRAS (Crítica)



Esta ciudad apesta -hay peces observando la ensalada-, un tomate rojo escupido en el cielo, adiós a las tinieblas amarradas en las gargantas de pedazos de historia, que ahora se marchitan con las garras del capitalismo. Está hediondo, un olor putrefacto deambula en las calles abarrotadas de bestias que escupen humo de sus hocicos, y es verdad; un olor sale de la cloaca de muchos traseros, aromatizando de metano la tranquilidad de los muertos.
Cuenta la Historia, que Santiago tiene dos caras -dos caras de la moneda-
por un lado en las etiquetas de portadas internacionales, el Santiago envuelto en un paraíso gris embotellado de cristales, con extensas praderas de mariposas y encantadores elfos, drogados por su sana libertad, siendo cautos, odian el aborto y la marihuana, y en el ataúd de sus pudores envuelven en capullos su descendencia, mientras se fuman el libertinaje de su carpe diem bien tatuado en sus lacrimosas venas, ni el flujo sanguíneo de los caídos puede evitar este bienestar de unos pocos...,

y por el otro lado, un Santiago escrito con pudor en páginas ocre, de allí sale el olor a peo, el olor a mierda, el olor a las menudencias que salen de traseros bien acomodados, allí crece la mala hierba, en los rincones donde las arañas pescan racimos de almas envenenadas por la ley de la selva. Donde hay un circo en tono melodramático, a veces cómico, u otras veces sarcástico, todos lloran de hambre, todos los excomulgados del bien común, todos "patean piedras" y si le llega a un "paco" se lo llevan preso, y esas autoridades se convierten en Poetas, teniendo un racimo de papeles higiénicos, escriben que una criatura les ha hecho un atentado, que han vivido ¡el TERRORISMO en sangre propia!!, que fueron desnudados de su obligación de cuidar, -cuanto abuso de poder- abuso de la autoridad y abuso del agredido, abuso de los derechos humanos, no es paranoia, todos éstos están coludidos, todos se cagan al pueblo, hasta el mismo pueblo se caga a su descendencia...,

cabe señalar,

que debajo de la tierra se fabrican sardinas enlatadas, y siempre falla un operador de los viajes sin destino, y todo se abarrota de diferentes razas, siempre sale aludida una mujer por el tocón sexual de un ser masculino, algunas veces son mujeres tocando mujeres, que abominación del mal, que entretención peculiar escuchar a todos puteando, puta por allá, puta el sistema, puta que hace calor, puta que es tarde, puta Santiago!!, y por "encimita" de la tierra gusanos de lata llevan más gusanos, se decía en el pasado que todo lleva un cobro, mientras que esos gusanos saltan o se arrastran debajo del miembro altruista del cobro irrisorio de un viaje cómodo,
adiós dijeron a las "micros amarillas" ¡Adiós gritó la politiquería! ADIÓS,
Y con el tiempo ese transporte vestido de gala y sensual moderno, se fue transformando de a poco en lo que era el antes, unos conductores que paraban sí querían y si no, seguían superando la velocidad del sonido, frenadas de repente, la abuelita pegada al vidrio, un lleno de sardinas enlatadas, el olor a axila, esas cebollas naturales y picantes, el olor a traseros -no quiero imaginar más-, agresiones siempre-

Pero está claro público presente, ese transporte en la tierra de los elfos, es perfecto, no está la muerte presente fiscalizando el bien o el mal, los elfos suben sin pagar, ni siquiera dicen "permiso tío" ni siquiera dan las gracias por no pagar, y sus "buses públicos" están todos perfumados, están brillando como la luz pura, son bien cómodos (me he ido en muchos), mientras que...,
en la tierra de las bestias,
el transporte huele a orina, las bestias se suben sin pagar también, solamente que últimamente pusieron a la Muerte rasquita, fiscalizando a toda la chusmería que no paga, y encuentro justa la causa de la chusmería, con ese transporte da asco pagar, por sentido común, los buses públicos de las bestias son micros disfrazadas de modernidad, como dicen por ahí "Los Gobiernos de turno nos han metido el pico en el ojo", no hace mucho,
la Presidente Bachelet,
entregó una millonaria cifra al trasporte público,
wi-fi gratis, fiscalizadores de gran nivel, micros nuevas e mejoradas, un mejor trato, etc de sonrisas mal paridas, y en la actualidad "ni las luces"  
ésta prosa,
se debería llamar "Nos han metido el pico en el ojo a casi todos los chilenos"
y
aún
viajo con un agrado sarcástico por ésta ciudad de las luces,
ya me he acostumbrado al olor a mierda,
paso por el cementerio y el olor a peo es más denso,
hay uno que otro borracho cantando a las palomas que se ruborizan por su hedor paupérrimo que emana del estado de ánimo del suicida borracho, es una lástima muchos lloran pero nadie se manifiesta,
a muchos les gusta el olor a mierda, ya no diferencian entre el bien o el mal,
hay una costumbre pujante en la degradación de la identidad,
la cual es proteger solamente su metro cuadrado, los demás no importan, y cuando nos importa el hermano de al lado es cuando necesitamos la unión para defender nuestros propios intereses, así es mi Chile, así los centralistas lo llaman, Santiago es Chile y no Santiago de Chile.

 

Comentarios5

  • Brizas (Shira)

    Perdone que no le contestara antes, lo hago aquí pero como estoy tan cansada de bailar y con esto le respondo, hoy no le digo nada solo dejo flores y me retiro.

    Que descanse bien bajo el ciprés Shira

  • Edmundo Rodriguez

    Querido Amigo ,
    Siempre el ser humano ,
    abusando de su poder temporal .
    Un gran Abrazo .

  • Veronica Arteaga

    No conozco Santiago de Chile, pero sí conozco la maldad y locura de los hombres..." (...) Hay una costumbre pujante en la degradación de la identidad, la cual es proteger solamente su metro cuadrado, lo demás no importa...".

    Genialmente loco tu Poema, pero cuántas verdades encierra!
    Saludos cordiales.

  • Carkis Mol Cru

    Es una crítica muy especial y muy surrealista. Tienes mucha razón con esto del Capitalismo, que come y come del trabajador.
    Por el resto del relato, hay que cosas e ideas, muy macabras...
    Saludos de Rafael Molero.

  • alejandro guardiola

    Hablando del ser humano mezquino y frívolo que solo sabe mentir y robar



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.