Liaazhny

El niño que hay en mí.


Si pudiera retroceder el tiempo
volvería a aquél lugar y época
en que feliz jugaba y reía
y con todo me distraía.
No había tanta tecnología
y en la calle solíamos jugar,
¿recuerdas las escondidillas,
las canicas o las matatenas?
Dime amigo,¿qué juegos te gustaban más?


Nuestra niñez palpita de inocencia
viendo la ternura de una criatura,
que juega sin reposo ni amargura
sobre todo con brote de inocencia,
empapa su vida de sus hermanos
jugando sin ver que son mortales.
*** El Hombre de la Rosa ***


Época adorada
donde la jornada
era juego y escapada,
para que mamá
no nos retara
por no hacer los deberes.
Recuerdo muy claro
cuanto he jugado
con amigos de aventuras
con hermanos y primos
nos fuimos formando.
No teníamos televisión
ni había computación
solo se jugaba con imaginación.
Bendita infancia mía
retornar a esos días
es una grandiosa ilusión.
Un cuento contado por papá
se transformaba en aventura
que seguro gozábamos
con pasión y locura.
Ser niño es toda una ilusión
hoy soy grande, pero aún arde
dentro de mi corazón.


Niño
inocente criatura naces
acúnate en sus brazos tu madre,
sin cesar en la vida creces,
con cariño te amamanta
en la cuna te arrulla.
Sin temor de la vida te defiende,
su niño será siempre.
bambam



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.