olivia12

La niñez y el domingo

Queda la ceniza del cigarro
Al final del túnel de la boca
Perfumada de vainilla y cacao
En un beso sin dueño sin final

La feria ha terminado el día
El domingo ya no es igual
Dejo la música inocente, fría
La infancia sin dueño, sin final.

La cama todavía es tibia
Bajo el sol cansado
Detrás de una nube turbia

Los suspiros, los juguetes atrás
Por los teclados reemplazados
Adiós a la niñez, a la dicha falaz

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.