julio de guernica

Herida

Herida atroz que me perfora el pecho.

huracán que me arrastra en su torrente,

aguijón que en mi carne se presiente,

y deseo voraz insatisfecho.

 

Infinito universo muy estrecho,

para ser de mi Amor el continente;

sinrazón y delirio de mi mente,

con sueños que te sueñan al acecho.

 

En el mar de tus ojos mi destino,

como en un gigantesco remolino,

se hunde más, mientras más busca olvidarte.

 

Pues no pienso si no es para pensarte,

y el roce de tu huella en mi camino,

ha rendido a tus pies mis estandartes...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.