Noririnne

Escribamos amor en sus brazos.

No nos dejará esta noche solos.

Sé que tampoco dormirá del todo.

Todo aquello que saca de sí misma,

aquello la deja hecha trizas.

 

Y mientras, las farolas brillan

iluminando la oscuridad del pavimento.

Y brillan tanto como intentamos

en sus brazos escribir

el amor que ella siempre quiso sentir.

 

Tratamos de hacerla olvidar

todo lo que ha llegado a pasar.

Cicatrices por todos lados.

Cortes nuevos intentando ser ocultados.

Ella aún no lo ha olvidado.

 

Y mientras, las farolas brillan

iluminando la oscuridad del pavimento.

Y brillan tanto como intentamos

en sus brazos escribir

el amor que ella siempre quiso sentir.

 

Las estrellas siempre están ahí,

le pedí que mirara a la Luna

cuando no pudiera dormir.

Le dije: "Todas las noches estarán para ti."



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.