Ludvaldo

SONETO DE LA COLITA

Brillaban en el éter Artemisa*

redonda cuan redondo es tu pandero

y fúlgido de Venus el lucero

la tarde en que quitéte la camisa.  

 

Al yo despelotarme, tú una risa

horrísona soltaste como espero

jamás oír otra igual, y en altanero

tonillo me parlaste de esta guisa:  

 

"Yo nunca he visto mingas tan pequeñas

cual esa diminuta que me enseñas;

si crees que vas a hincármela vas listo".  

 

Yo dije que el tamaño nada importa,

mas la moral dejásteme hecha un cristo

diciendo entre más risas "¡ay, qué corta!"   

 

Otra versión de los tercetos:  

 

"Yo nunca he visto mingas tan pequeñas

cual esa diminuta que me enseñas;

si crees que vas a hincármela, tú sueñas".  

 

Yo dije que el tamaño nada importa,

mas dístele a mi ánimo otra torta

diciendo entre más risas "¡ay, qué corta!"   

 

*Diosa identificada con la Luna  

 

Nota del autor: quiero aclarar que yo no soy el protagonista de este soneto.

 

Comentarios2

  • pani

    BUENO JOCOSO POEMA Y CON ACABADO FINAL ALTERNATIVO...TODO UN LUJO...

    • Ludvaldo

      Muchas gracias, Pani.

    • Carkis Mol Cru

      Buen humor en este soneto de La Colita, donde lo plasmas muy bien, aunque no seas el protagonista, me río un poco de como lo describes tan excelente.
      Me gustó.
      Saludos de Rafael

      • Ludvaldo

        Muchas gracias y un saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.