amdiosteza

Despojado

 

 

Anónima  salvación no me quites mi dolor,

Resguarda este silencioso martirio,

Mirando el oleaje del desierto,

En el ajenjo quieto de tu  hiel,

Esta noche descansa en mi congoja,

Como una dulce mujer…

Anónima salvación,  me gusta tu querer,

Como quien  ama el silencio mas incierto,

No  me apartes de tus brazos,

Hasta que vuelva amanecer.

 

Francisco De Tescia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.