amdiosteza

Sectambulo

 

 

Sonreír como hieren…

Los trastos musicales del rigor

Nocturno de tus labios,

Quien quisiera hoy,

Sentir la llaga de tus ojos

En el pecho como un rayo.

 

Déjame en  la nostalgia

Llameante de mis días fúnebres,

Con el eco  alejado de tus versos,

Y el rigor mortis de mis palabras inconclusas,

Por el cadáver  que vive por tus manos frías,

Ese YO.  Alejado  de la hueste de tu odio.

Para nunca mas volver…

 

Sonreír como hieren…

Tu  noche de ojos  desarmados

De tu ruin  misericordia,

Hasta jamás, nunca de los días.

 

 

 Francisco de tescia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.