Parrafo Solitario

Profe

Profe, no te rindas ante el cansancio,
ante lo difícil de cambiar las cosas,
lo difícil de hablar con las murallas,
esas murallas que tienen hijos.

La verdad es que esos niños son el centro,
centro de los mas bonito y envidiable de tu profesión,
cada momento compartido es la pasión de un contenido aprendido.
y digamos lo difícil que es ver triste a un niño perdido.

Lo que enseñas es mucha semilla sin plantar en estos tiempos,
escasa el agua en la casa y los padres no tienen esa constancia de sembrar,
de todas formas, luchas sin cesar,
cansado al hablar, cansado al caminar.

la vida del profesor es difícil si me coloco a pensar,
como la sociedad te empieza a despreciar.
no son todos, pero la consciencia esta puesta en lo que ganas.  
y no en lo que te mereces ganar.

Querido profe, alguna vez fui alumno,
las palabras enseñadas y los momentos entregados,
los recibí con mucho cariño y amor,
es por esto que este poema se escribe gracias al fruto de este amor.

Amor de profe.

Comentarios1

  • Plinio López

    Vaya sorpresa! Si cada joven pudiera ver lo que has visto tu...su propia enseñanza-aprendizaje sería cada vez mejor a provechada y más fácil para los profesores al igual que para los estudiantes. Es bonito que puedas apreciar el esfuerzo y dedicación de tus educadores.
    Felicidades por ese detalle.
    Saludos
    Plinio

    • Parrafo Solitario

      Muchas gracias, las miradas de un alumno son de poca ayuda cuando son de resentimiento y en algumos momentos de odio hacia sus profesores.

      Queria reflejar ese esfuerzo.

      Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.