Cheilys Vega

Si te marchas.

No esperes que mi voz llame a tu puerta, y mucho menos que la mía a tu regreso se mantenga abierta.

Ni que el viento que toca tu mejilla sea yo al recordarte,

Porque si te marchas, te aseguro que yo también iré a otra parte.

Entiendo mi promesa de ser siempre tuya, pero las palabras no deben mantenerse cuando a nuestra alma destruya.

Y si el viento cariño, no nos lleva hacia el mismo horizonte, es necesario que distanciados, descubramos un nuevo norte, no como el primero, claro está, porque fue algo efímero y de cierto modo vulgar. 

No creas amor que lo hago por orgullo, recuerda que un día en mi debilidad, mi amor fue completamente tuyo.

Y es cierto, lo sé, sé que me amaste, pero el error fue mío al jurar que solo a mí me soñaste.

Te dejo marchar, pues no pretendo que seas siempre mío, y puede que una  de estas noches encuentres en mis brazos un refugio realmente frío.

Y tranquilo, yo reconozco que tu despedida  duele, pero de amor cariño, nadie se muere.

Comentarios3

  • Poeta del Silencio

    Me gusto como llevaste este tema a un hermoso poema,

  • Mallito

    Triste despedida, si ya no hay remedio para el mal, ni modo. Duele pero nadie muere por amor. Saludos del alma.

    Mallito

  • JAS el poeta nocturno

    Muy bello y sentido tu grandioso poema.
    Un feliz día.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.