Ludvaldo

SONETO DE LA CONJURA

Los Cielos y la Tierra han conspirado

en contra de mi paz, y su conjura

el éxito alcanzó con la figura

que tiene mi pensar encadenado.  

 

Su forma y su materia han combinado

de un modo tan feliz que su pintura

excede de mi péñola insegura 

la maña, que el azar me ha escatimado.  

 

Es tanta la belleza que me imanta,

parece su esquiveza también tanta

y es tanta ya mi sed que seré humo  

 

muy pronto si con esa que me encanta

no gozo ya el placer que estimo sumo

y en cuya expectativa me consumo.   

 

Osvaldo de Luis

Comentarios1

  • Alek Hine

    Para escribir, un poeta puede partir de su realidad inmediata o de su febril fantasía. Quiera el Cielo que verdaderamente no estés en la circunstancia descrita por tu soneto, porque el estar enamorado de (u obsesionado por) una fémina esquiva o indiferente al sentir de quien la ama o la desea, es de los dolores más grandes que hay en esta vida.

    Un abrazo.

    • Ludvaldo

      Puedes estar tranquilo, Franco: todos mis poemas de amantes despreciados son pura fantasía. El tema es el pretexto, lo importante es crear belleza, o en mi caso intentarlo.

      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.