Mishelle Marina

Interior rizado

Sonríes y el tiempo se mece

con movimientos ideales,

con ritmos carnales

y el viento se estremece.


Las verdades que ofrecen

con principios finales

son remedios naturales

para tus tozudeces.


El día en que anocheces,

alegrías tras cristales,

todas buscan señales.

Sólo a ti te obedecen.


Sus ojos, sus timideces

se sienten especiales,

y sus mentes espaciales

con tu fuego se humedecen.


En sus cuerpos permanecen

los recuerdos desiguales,

los calores y los males

que tienen cuando apareces.


En pasillos jugando ajedreces

con fichas superficiales

en las que vuelves reales

todas sus insensateces.


¿A qué dioses perteneces?

¿A qué clase de inmortales,

que haciendo cosas tales

a las fieras adormeces?

 

Comentarios5

  • Enrique Ouroboros

    Que rico poema! me agradó.

  • Perozo rivero Miguel Oswaldo

    Tu rima es musical como un Lampo y tu prosa acurruca mis sentidos con incomparable delicadeza...Un tierno abrazo de felicitaciòn por esos versos tan bellos, armoniosos y encantadores...

    • Mishelle Marina

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegro que te haya gustado :)

    • JAS el poeta nocturno

      Un gusto y un placer leer tu preciado poema.

      Un feliz día.

    • Aquiles Mirmidon

      Muy bello y sentido tu poema de amor.
      un cordial saludo.
      Santiago

    • Carivano

      Excelente poema. Felicitaciones
      Gracias por compartir. Saludos

      • Mishelle Marina

        Gracias a ti por leerme. Un abrazo, compañero.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.