GuillermoO

En el campo

 

 

El pasado me ata

si dibujo el contorno de tu rostro,

y vuelvo a él, impensadamente,

para entregarme como ofrenda conmovida.

 

Angustia y amor hieren en mí a un desposeído;

la soledad me envuelve como el canto

que alguna piadosa dice lejanamente.

Nada queda en el campo.

 

Ni los ebrios que nadaban en el trigo.

 

G.C.

Direc. Nac. del Derecho de autor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.