Araceli Vellber

Poema.

Ese es un sitio digno para  morir,

Apoyado, en tus labios,

Con la mirada de tus ojos,

En el calor de tus abrazos,

Y en el silencio, del corazón apagado.

Este, es el momento exacto,

Donde dejo mi cuerpo, en tus manos.

Yo seguiré soñando,

Como los niños juegan,

Y los adultos, andamos tropezando.

En esta primavera, ya entrada

Salgo yo de mi huerto,

Con una ramita de almendro entre los dientes,

Y un puñadito de tierra de mi Pueblo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.