lomgran

La dama fria

la dama fría.

Son las diez de la noche y ya es la

doscientos aba alma que recojo, que cosecho,

que me llevo del mundo de lo tibio,

de lo alegre, de las ideas y las emociones,

del mundo de lo triste, del mundo de la guerra

donde me dan más trabajo conforme

avanzan esas cosas que no puedo mata

 

Esta vez es un niño de ocho inviernos de edad.

Sus padres lo abrazan, que se sentirá,

se sentirá cálido, que es esa sensación;

a cada paso que doy siento frío,

siento nada, siento un viento

que me canta todas las maldiciones

que me dicen solo por cumplir mi trabajo

solo por poner un equilibrio,

me gritan que regrese las almas que me e llevado

pero también me suplican que coseche

algunas almas de viejos, de niños,

adultos, jóvenes y animales. Pero yo no lo entiendo

al principio tan solo pienso lo hermosa

que es la vida, y las ganas que tengo

de disfrutarla, de que me lleven flores.

como las vasijas vacías de las almas

de sus seres cercanos, de aquellas

que ya me e llevado, a esas vasijas

ya enterradas. Como lo hacen

con las estatuas de dios, ya que yo también

quiero saber que se siente ser

querida como lo hacen con las mujeres

para demostrarles ese dichoso sentimiento

conocido como amor.

yo no entiendo como es que quieren que

el helado filo de mi guadaña los rasguñe

si extripe sus almas de un tragico tiro,

si la vida que veo que gozan es hermosa

yo tambien la quiero disfrutar egoístas.

pero luego pienso y por alguna razón

me lo suplican yo veo su pasado, su presente,

su futuro, lo analizo, reflexiono y luego decido

si el acero de mi hoz los lamera,

o  los dejara vivir más.

Pobres padres que lloran por su hijo.

Qué es esto que siento en ocasiones,

siento que el vacío dentro de mi se quiere llenar

pero… nada, ala vez siento que succiona mi ser

y me siento extraña. Que raro ellos me agradecen

que yo haya llegado, ellos me dan las gracias con mucha

sinceridad. Veo como besan la cabeza calva de su hijo

donde antes hubo una frondosa cabellera castaña,

que ahora descansa en una nube de plumas.

 

Volteo mi cráneo para observar el alma

de aquel niño que ahora se a convertido

en el máximo esplendor de aquella criatura,

llena de vida, con una piel llena de color,

una cabellera frondosa y castaña,

con una gran fuerza aprieta mis delgados dedos

pero lo hace con un cariño

y con unos ojos tan cristalinos y llenos de vida,

como si mis frías manos nunca hubieran atravesado

sus ser,con una voz tan inocente me dice.

-muchas gracias por haber acabado

con el sufrimiento de mis padres.

Extiende su brazo izquierdo y poco a poco se va

materializando una pequeña flor de un

color amarillo como el sol, de la cual siento esa calidez.

Pero qué es esto, siento,

como si de mis vacías cuencas, donde

deberían ir unos ojos saliera un extraño líquido;

hace mucho que no me pasaba esto

siento algo, que es todo lo contrario

al frio que siento, esta,

es la primera vez que lo siento

que hermosa sensación,

por primera vez ya no tengo frío.

me dio media vuelta, lo tomó de la espalda

y le digo.

-ya vámonos que el nos espera

para juzgarte  y dejarte entrar al paraíso.

Y con una enorme sonrisa tan honesta me dice.

  • gracias parca.

Comentarios1

  • NOHTEOS CA ELPED

    Que bonito cuento has publicado,
    y en realidad, todos en éste mundo somos principiantes,
    siempre aprendemos más y más.

    Saludos de David.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.