juanpabloqm

Despertar

Durmiendo sin primaveras;

Tu presencia irrumpió como un rayo en mi oscura taberna;

Tu voz desoló, con cantos de alegría, el grito cautivo de enfrascada infidelidad;

Tu sonrisa, se insertó como una amapola en cruel invierno;

Tu mirada, dibujó el jardín más tupido y colorido en mi rostro de lágrimas y desamor;

Transformaste,

La tinta quieta y dormida en un boceto de matices ilusiones;

Un inerte poeta de trazo inmóvil, en un arriesgado joven en busca de su primer amor;

La voz muda de rimas, en cánticos de alabanzas a la Diosa del amor;

La pluma quebrada y obtusa, en un puñal que hiere de muerte a la soledad en busca de su eterna compañía….



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.