poetryman

CINCUENTA

He llegado a los 50 años

¡50 abriles! , el peso de lo vivido

me señala la constancia

de tu presencia perenne

en ésta mi vida llena de claros-oscuros como toda vida,frutal y benevolente,cenizosa

 y violenta, de soles crudos

y esperanzas erizadas.

¡Si me vieras Madre!

pero no alcanzastes a ver

la respuestas de tus oraciones

a ese Dios tuyo, que ahora

es mío, sólo se decirte

 que no te defraudó.

El otoño que se cierne, no me asusta

aún guardo soles de sorpresas

remanente. Y lo celebro

porque no es gracias a la vida

sino que gracias a ti Dios

omnipotente y serrano,

que tengo lauros, y flechas

y sentencias de vida y no de muerte

porque aunque me venzas un día

también un día mi Dios me

levantará y seré su trofeo.

Este abril es cenital y prodigioso.

Comentarios2

  • David Arthur

    Me ha gustado leer tu buen poema Sevástian.

    Saludos,

    David

  • poetryman

    Gracias David me alegra que te haya gustado. Creo que la cuestión de la edad es una cuestión siempre acuciante.Saludos .



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.