Ludvaldo

SONETO TRISTE

Solemnes suenan, graves y sombríos,

los toques de campana en el ocaso,

marcando sin piedad del tiempo el paso 

y haciendo escarnio de los sueños míos.   

 

Del día en los momentos más tardíos,

recuérdanme esos golpes mi fracaso,

apuro de la pena el agrio vaso

y doy mis días todos por baldíos.   

 

Al eco fantasmal de las campanas

sucede, en el siniestro claroscuro

que invade mi cubil por sus ventanas,  

 

el peso del silencio en que torturo

mi espíritu al llorar las horas vanas

que ayer perdí inventando mi futuro.   

 

Osvaldo de Luis

Comentarios4

  • Ale Khine

    Triste, muy triste en verdad es la imagen que pinta tu soneto. Refleja soledad, y creo que a no pocos les ha de ocasionar angustia conforme desarrollan su lectura..., angustia que se acentúa todavía más al final, con el cabal entendimiento de esos catorce versos.

    Siendo que, por lo general, los poetas tienden a la melancolía, estos que te lean han de sentirse obligados a ver hacia otro lado para liberarse de la opresión que les quede en el pecho, porque, de una u otra forma, habrán hallado en tu soneto su identificación. Otros, minoría, los que saben que la dicha es, como apuntó Einstein, "un punto de vista", por simple y natural empatía han de sentir lo mismo que los primeros, aunque tal vez con menor intensidad y sólo por un momento...

    No obstante que puede llevar a los espíritus menos fuertes a sumirse en la depresión, tu soneto es deliciosamente "declamable", aun con esa sílaba extra que tiene el primer verso. ¿Será que fue descuido o de propósito?

    Un abrazo, Osvald.

  • Ludvaldo

    Muchas gracias por tu comentario y por tu aviso sobre el error en el primer verso, que ha sido involuntario. Voy a ver si lo corrijo.

    Un abrazo, Franco.

  • Ludvaldo

    Corregido queda, gracias al infalibe ojo poético de Franco Zafir.

    • Ale Khine

      Ahora sí, perfecto. Tu soneto me recordó a uno que escribí hace más de una década... o que está esperando a ser terminado, no recuerdo bien, pues lo traigo perdido entre mis cuadernos... Pero también mi composición fue inspirada por el tañido de las campanas, en un atardecer callado, que hasta parecía que doblaban por un muerto.

      Un abrazo.

    • Ludvaldo

      Muchas gracias, Franco.
      Te ruego que publiques en este foro ese poema tuyo al que te refieres.

      Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.