Octavio Márquez

Estatua

Niño andrógino que

busca sonrísas turbias en

espejos vacíos.

 

Atrapas con ojos

inertes mariposas

que bailan entre 

hilios de Nix.

 

Juega en el claustro

de tus bolsillos defenestrados.

 

Con pelotas grises;

con canicas cúbicas;

trompos sin cuerdas.

 

Juegas a asesinar

alaridos multicromáticos

que revolotean en el parque.

 

Inamovible entre raudas saetas

sonoras.

 

Atrapado a propósito en el

pantano de tu asiento.

Entre ventosas y momentos

borrosos.

 

Estocadas suaves que

delinean el gesto apasible

y sombrío que se mece entre

tus mejillas.

 

                                                                 Octavio Márquez.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.