poetryman

ELEGÍA DE LA PIEDRA

Apareces como una sombra

de mil diluvios equinocciales,

y rechazo y maldigo las formas

a contra luz de tus íconos

que me llevan al dolor.

La piedra que se levanta

y se engulle siniestramente

en mi razón de cuervos idos

de peces muertos, de gatos

enclaustrados por paradojas

sin sentido a la media de los mortales.

¡Ah la víctima de mis sueños!

doblada como flor tronchada

por el golpe fatal de una sentencia

que me exorciza. Nunca las primaveras

fueron mas ardorosas que aquella

que marcó la salida del paraíso.

He de escribir mi palinodia

sobre tu crispada piel.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.