MEVE

El monstruo.

Un gran y horrendo monstruo,
lo que parece su cara está
totalmente desfigurada.
Lleva consigo un guerrero
desnudo, golpeado y encadenado.

El monstruo que en algún punto
fue un humano, lleva a rastras
al guerrero con la piel cubierta en
sangre.

El monstruo que alguna vez
cuidó del guerrero, lleva al guerrero
y lo patea cada vez que quiere.

El monstruo que alguna vez
protegió al guerrero, lleva al guerrero
al lugar de donde salio; al lugar
que fue su hogar hace un tiempo atrás.

El monstruo que alguna vez
fue parte de la estirpe del guerrero,
lo mete en la casa de oro con rejas
de acero inoxidable en las ventanas,
amarra al guerrero en una silla indestructible
y cierra la puerta de la casa para siempre.

 

MEVE.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.