Rodolfo Valen

SOLEDAD.

Abrazada a mi cuerpo

Siento su presencia

En mi boca sus besos

Y oyendo su voz

En los ojos dos lágrimas

Buscan asomarse

La piel se me tensa

Ay amor como duele

 

Siento su presencia

Siento que su aliento

Me quema las sienes

Susurrando bajo

Debes olvidar

No vale la pena

Se fue para siempre

No vale la pena

Déjala marchar

 

Y busca mi boca

Y apresa mis labios

Me toma en sus brazos

Me impide pensar

Trata de que olvide

caricias y besos

Que tu aliento olvide

Y olvide tu voz

 

Quiere seducirme

Pero no la dejo

Su nombre me duele

Y su piel muy fría

Me cala en lo hondo

Grito de dolor

se que me abrazas,

se que me tientas a tenerte cada noche,

se que me abrazas,

y en el silencio sin piedad también destrozas...

te adueñas de mis sueños, 

te ganas en mi lecho,

me haces temblar con el deseo...

se que me abrazas, se que me tientas,

pero también se que me castigas...

tu frío cruel se gana entre mis sábanas...

y tu boca muerde con impiedad mis horas!.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.