DAMSYD

Efemérides



 

Aquí el silencio llama a la puerta.

Está el frío virando en la colina;

más allá  se llena tu espacio

con mis imágenes inamovibles,

y de retinas hablándote

sin vocablos a los oídos.

¡Escúchame, oh, amor!

Mira en las niñas de mis ojos

el beso que te aguarda

y la palabra que no escuchas.

Entra en mi pecho y háblale 

al músculo que te palpita,

al que, enmudecido, late tu nombre.

Dame dicha en éste día

de luna en plata y sonrojada,

de sesenta soles de oro y cobre.

Y así, con las rosas abiertas

en nuestro jardín de Pléyades,

andarémos, las manos unidas,

y la sonrisa besándonos el rostro.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.