Colores-de-primavera

¿Con qué placer te comparo?

¿Con qué placer te comparo?

No sé si con plasmar palabras sobre ti,

o con ver tu sonrisa y tus ojos en el cielo,

o con leer pensamientos que me incitan a rememorarte.

 

¿Con qué placer to comparo?

Imposible hacerlo.

No hay nada que se compare con tu idiosincrasia:

la diafanidad que refleja tu alma,

los destellos que emiten tus ojos,

los sentimientos que extraen tus labios.

 

Eres un placer intacto,

tanto que no deseo gozar de otro más,

pues no existe ningún otro igual. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.