Araceli Vellber

El peso de los sueños.

 

Me despertó,

El peso de mis sueños

Pesé, todo aquello que soñé.

El sexo, que no tuve contigo,

Al final se convirtió, en peso.

El decir NO, en lugar de, LO SIENTO.

Reír, sin necesidad de hacerlo.

Me desperté,

Cuando los secretos, pesaron en exceso.

Cuando no te ayudé, y eras sincero.

Cuando ayudé, sin merecerlo.

Cuando los sueños, tienen tanto peso,

Al final, despiertas solo.

Una vez despierto,

Caminas, hasta perder el aliento,

Abandonado, en la cuneta,

Como el accidente, que no tuvimos.

Porque al final, todo son sueños.

En realidad, me despertó el reflejo del espejo,

El olor a invierno,

El desnudo, en mi huerto,

El frio,

Y el sudor, recorriendo mi cuerpo.

Me despertó, todo eso,

Mientras yo, eso sí, seguía durmiendo.

 

Comentarios2

  • el poeta del abismo

    Es cierto, hay sueños que pesan, bella metáfora.
    Saludos

  • Gamaliel Sabinas

    Que bella, Saludos!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.