manuel mura

mujer

                   

 

 

Dulce  palabra en mi oído  suena

Como suave  canto de  aves y sirenas

Complemento del  existir  humano

Compañera de sueños en cada  alborada  

Callado, confidente de almas desconsoladas

De tu pecho brota el sustento  de la vida

Que alimenta al niño en su  infancia soñada 

Sobre tu pecho descansa el futuro de la era 

Como  gratos  manantiales de esperanza

Dios  esculpió sobre tu fina  espalda

 La línea que  enana como  rosas con espinas y esperanzas

Si Dios te dio la virtud de ser el alma

Que alumbra el camino de la raza

Y solo le pides que te de la fortaleza

Para que de tu vientre nazca

  Vida pura y  pura en abundancia

Complemento de tu  cuerpo y  tu alma

 Dejad andar la vida  y su mañana

Arrullad la noche y su luna plateada   

Que florezca  el cardo y los rosales

En tu jardín de aromos y manantiales

Mañana serás talvez la nueva flor

Que en el jardín de del edén

Tu rostro se vuelva esperanza



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.