Raul Gonzaga

Reino de sal o de entrega y fervor

Si me quisieras como yo te quiero
Si me anhelaras como yo te anhelo
Sería a un tiempo tu tierra o tu cielo;
Sería el amante más fiel y sincero;

 

Mas si no me amases, de pena muero
Seré un esclavo del llanto, del celo,
Como una sombra de viento en el vuelo,
Como esa queja de un ser lastimero;

 

Tú eres mujer, ese Edén o ese infierno,
Eres lo más alto o un mar de dolor
Eres para mí lo rudo y lo tierno,

 

Por ti soy feliz o mendigo de amor:
-Decide mujer, ¿cuál será el gobierno?
Un reino de sal o entrega y fervor…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.