AMJB

Ojos tristes

Niña de ojos tristes y voz de ángel,

labios de carmín un beso te robé

en la penumbra del parque aquel,

era solo el inicio de lo que probé.

 

Entre pan, pizza y vino

el amor tuvo que acontecer

todo esto que se vino

tenía que empezar a crecer.

 

Dulce doncella mimada,

te sentiste incrédula,

te sentiste afortunada,

te quedaste trémula.

 

Inocente mujer que a mi vida llegaste

tu voz es el canto de una bella hada,

fue de esa manera que me enamoraste.

Divina musa como tú voz no existe nada.

 

Regalo de Dios entregado,

a mi vida tú te le diste sentido.

Candente paraíso encontrado

ante tus sábanas caí rendido.

 

Como un mágico cuento

no me importó la razón.

Sigue igual lo que siento,

no cambia mi corazón.

Comentarios2

  • Lincol

    Bello poema, escrito con devoción, amor y sentimiento sincero a la mujer que colorea tu mundo. Versos libres, sensuales y llenos de pasión, con el romanticismo encendido y el lenguaje enamorado.

    Es un placer deleitarme con tus letras poeta.

    Saludos cordiales a la distancia.

  • Gustavo Echegaray

    Hermosa composicion.
    Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.