Luis Alvarez

H U E L L A S

 

 

Observando las grandes y pétreas 

gradas circulares
y aún hoy día ininterrumpidas
me vi, de pronto, inmerso
dentro del Anfiteatro de Pompeya.

Al lado,
el imponente gimnasio
con como modernos bancos
para los ejercicios,
diseminados a lo largo y lo ancho
de aquella edificación tan fascinante.

Después,
la Avenida de Las Termas,
el foro, los templos
todavía esperando el momento
de los sacrificios y de las abluciones.

Luego,
El lupanar: otro templo distinto.

Finalmente,
las casas. Mi vista se detiene:
¡La Casa del Cirujano
Con sus mil instrumentos!
Los hornos, los molinos, tabernas:
Todo ahí detenido
para que tú lo cuentes
y sientas el vesubiano fuego
quemando las entrañas de la tierra,
petrificando descuidados seres
en extasis de amor,
transformando en cenizas la heredad.

Pompeya, Herculano, Stabia
y otros nombres menores
que, como huellas,
continuarán resonando
durante muchos siglos.


Pompeya (Italia). Primavera del año 2010.

 

Comentarios4

  • kavanarudén

    Hermoso y sentido amigo querido.
    Me hiciste recordar mi viaje a Pompeya, ese recorrer esas calles, ver esas casas y pensar todo lo que sucedió en ese lugar.
    Un gusto leerte amigo querido, paisano.
    Un fuerte abrazo

    Kavi

  • la negra rodriguez

    Todos huellas dejaron huellas en la historia y son las bases de neustra cultura.

  • Claro de Luna

    Transmites la magnanimidad de los espacios con tus sublimes descripciones. Un abrazo

  • alicia perez hernandez

    YO TAMBIÉN OBSERVO LAS HUELLAS
    LINDAS QUE DEJAN TUS BELLOS VERSOS
    ABRAZOS MI BELLO LUIS



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.