AMJB

Razón

Usted llegó como un recuerdo olvidado,
Violando exquisitamente mi serenidad,  
Fue tu aire el que sofoco mi aliento,
Embriagando de a sorbos mi racionalidad.
 
Tus besos, la morada de esta
Crepitante alma encendida.
Y tu piel, acogedora pradera
De mis incansables caricias.
 
Aunque suene a triste terquedad...
Condenado estoy, pude comprobar.
Que en otros labios no he de encontrar
esa magia que los tuyos me suelen dar.
 
Ojalá pudiera elegir lo que hay en mi alma
y no mirar a tus ojos perdiendo mi calma.
 
Tonto el que solo piensa.
Tonto el que solo siente.  
¿Es el amor racional?
Vivo perdido en la razón,
La razón del corazón,  
Aquella que no entiendo.
 
Al borde del infierno está el juicio,
ahí donde deambulan locos perdidos
que descorazonados se aquejan
hasta que el triste final acecha.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.