Hermes Antonio Varillas Labrador

"Una bofetada muy educada"


Dijo Cristo: “Ofreced la otra mejilla”,
y tal vez fue una parábola
que el ser cristiano ha entendido
históricamente de manera literal .
Poner la otra mejilla, no significará acaso,
en lugar de dar otra oportunidad
para recibir una nueva bofetada,
reaccionar sin pretender utilizar
métodos de violencia y venganza,
sino de justicia y enseñanza moral.
Si acaso te lanzan piedras u ofensas,
la reacción con inteligencia racional,
no ha de ser responder de igual manera,
tampoco huir cobardemente o la neutralidad,
es demostrar con ejemplares acciones
que puedes devolver flores y frutos con bondad .
- Poemas Potosinos


Me pides que participe, mi querido, fiel amigo,
en este poema fusionado, lo hago con placer.
No es tema sencillo, ni tampoco fácil de exponer,
no pretendo, no, que todos estén de acuerdo conmigo.
El poner la otra mejilla, para nada significa,
dejar que te atropellen, dejarte por otro humillar,
que al pueblo asesinen, obligando a todos ha callar,
defenderse es un derecho, es la lucha que dignifica.
Ley del talión, sería responder con la misma piedra,
dejar que el odio crezca, que se te aferre como una hiedra.
Hay que ser dignos, dejarse engañar la libertad quiebra.
Dios nos ha dado esperanza, inteligencia y voluntad,
Inteligencia para poder discernir la maldad,
voluntad para luchar y defender la libertad.
(Kavi)


Cuando tenemos presente los mandamientos del señor,
y sentimos su calor dentro de nosotros,
nos es imposible desear el mal,
ni a los que se han atrevido a lastimarnos con una mala acción,
alguien me decía, no es necesario golpear,
al buen entendedor con pocas palabras, les darás su merecido.
Hasta que crecí, comprendí el dicho...y yo lo completo con mí pensar.
"Da cachetada con guante blanco"
Si te ofenden calla, si te agreden, no respondas con golpes,
por que las cosas por su propio peso caen.
No juzguemos y aprendamos a perdonar, así seremos perdonados y
mantendremos el calor de Dios dentro de nuestros corazones.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.