Lucia Pastor

LLOROS QUE ALENTABAN...SEMANA SANTA

Lloros que alentaban su última estima de yaga,
la que derramaba sangre ante sus fieles,
dándoles su corazón, traicionado
fue por su mismo amor, su misma sangre,
su misma rama escrita de calma.
Triunfando un día entre los suyos,
y sacrificado fue por los mismos caudados,
que ante la cruz crucificado perdonó,
a todos los que le traicionaron.
Arrepentidos miraban hacia arriba,
entre rayos y oscuros claros, agonizando
como agonizaba aquél que daño le hizo,
y entre sus rostros horrorizaban a sí mismos,
impactados entre espejos de terror,
como de amor, por haber crucificado al Señor…

Lloros que derramaba lágrimas
como amor borbotaba del alma,
en el amor que gritaba,
cuando su hijo fue crucificado
muerto y sepultado en tiempos de alba.
¡Salvad a mi hijo Dios mío,
como de madre de hijo cautivo.
Porque una madre ya muere,
cuando su hijo muere, encarnecido
por otros, aún viviendo en vida de vida...
 
Lloros que Suplicaba !Dios mío
tenlo en la misericordia de tu vida,
que es salvar la mía acá en la tierra,
hasta  que en esta vida alcance eterna,
y aún así muriendo cada día, sabrás
que viviré por ti en su agonía de vida
y esperanza, porque tú padre mío
conviertes en guía mí cautivo,
ese estar de camino, el mismo
de aquel que a mi lado rueda de amor
y de misericordia, como de mis pesares,
los vuestros y los de aquellos que amo,
encadenados a la tierra de tu cielo...

 

Autora:Lucía Pastor

LLOROS QUE ALENTABAN...SEMANA SANTA  by Lucía Pastor Amorós is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

 

 

Comentarios3

  • Luis Pascual Limiñana

    Poema precioso, del sentir de una madre...

  • Hermes Antonio Varillas Labrador

    Gracias por compartir amiga Lucia Pastor, tan sentido poema... Mi aporte como humilde obsequio...

    “No hace mal llorar”
    - Hermes Varillas Labrador

    Cuestionables los paradigmas
    que muchas veces nos mediatizan
    verbigracia el deseo de llorar
    que algunos caracterizan
    como inocultable debilidad
    juzgando a priori y con prisa.

    Llorar le da un respiro al alma
    y a la razón, le clarifica
    somos de humana condición
    las lágrimas son agua bendita
    que corre por nuestro rostro
    el alma desahogada y tranquila
    nos susurra: no hace mal llorar
    es el signo de que está viva.

    Lloró Jesús en una oportunidad
    cómo entender a quien resista
    mostrar lágrimas de alegría
    o de pasajero dolor y de cuitas
    la vida es un paradójico péndulo
    entre el afligido llanto y la risa

    Disponible en: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=3735730226264&set=a.2482404013892.133510.1066336291&type=1&theater

    • Lucia Pastor

      Muy bello poema en ese lloró del alma...graciassssss amigo y muy feliz día este Viernes Santo...SALUDOS

    • la negra rodriguez

      Es tremendamente dolroso pero para el plan de Dios necesario los sucesos de aquel entonces, bello poema.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.