Oscar Perez

Desencontrados

Desencontrados

 

Sé que tu soledad tuvo mil nombres,

mil noches de placer que hoy no recuerdas,

mil gestos de un amor que ya no sirve,

mil horas de un dolor que aún murmura, pese al tiempo.

Así nos pasa a todos, cada uno

fracasa en su ambición y cae al suelo,

repite la noción de no andar solo,

pero no encuentra más que su sonrisa ciega

en el espejo de su rictus ya trizado y viejo.

Entonces nada más puedo decirte,

sino que compartir tu hazaña con mi noche,

sino en mi vieja estrella contemplarte como a alguien

que no vino pese a haberlo deseado tantas veces.

Tampoco yo toqué en tu puerta un día,

tampoco nos hallamos en la plaza,

nos hemos de cruzar una y mil veces,

pero escrito no está que el uno sea el que del otro se ensimisme.

Así es que en el lugar donde nos borra la existencia

te dejo mis razones de que conozco el sentimiento.

Mañana no hablaré contigo sino es en el silencio,

el mismo con que tú contestarás si algo más pido.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

03 04 15



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.