matias.p

Incoherencia, pasado y desilusión

Fingir aceptar la realidad

Me llevo a donde estoy

Creer que podía confiar en el amor

Me llevo a la total decepción

Sin ningún motivo me levanto

Un nuevo día para averiguarlo

La noche para el monologo

Y el suspiro de decepción

Un hola para entablar conversación

El espejo reflejo de arrepentimiento

Peldaños de sentimientos

Que tuve que bajar en caída

Para darme cuenta

Que no hay cima

Y no hay huida

La sabiduría me demostró

Que no se puede olvidar

Solo aprender a vivir sin ti

Hoy la vida se trasformo

Algo nuevo en mí renació

Un forastero en su ciudad

Un alma sin identidad

No soy quien fui

La realidad me parece absurda

La locura se me ha vuelto coherente

No necesita sentido mi poema

Cambios en mí como pétalos de roza

Sutiles e imperceptibles

Hasta que la roza muestra sus espinas

Intento ser algo…

No se si reir o llorar

El bien y el mal no tiene diferencia

El mimo árbol da el mismo fruto

Las condiciones del fruto serán distintos

Besos sin pasión, honestidad en una traición

Que hace el silencio en una canción

La libertad de una habitación

El color sin luz,  tristeza al blues

Que hago yo hoy en día

Que hará aquel pasado

Que quiere ser olvidado

Será la vida tan simple

Para complicarme tanto

Soy el idiota que quiere ser idiota

Vivo en un mundo sin sentidos

Percepción igual a frustración

Vagabundo en la ciudad de la desilusión

Cicatrices  de la caída de un error

No hay un hola sin un adiós

Pero si hay adiós sin volver a saludar

El punto no sirve de final perfecto

Cuando el escritor imagino un nuevo final

Sin poderlo cambiar

Por la historia ya publicada en la realidad

No le queda nada más

Que imaginar ese final en aquel pasado

Que se arrepiente de no haber cambiado

No habrá mejor corrector que la lagrima a la tinta

Y una nueva página a escribir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.