Jhontini Mauro

¿QUE HAY DESPUÉS DE LA MUERTE?

 

Cautivo en esta habitación pequeña, de madera donde si pudiera moverme, tampoco podría, escucho, afuera el chiflido del viento a su paso, el murmullo, el llanto, el susurro y el silencio…

Aquí adentro todo es oscuro, no lo veo, lo presiento, como presiento el momento en el que el frio helado se adentre en mis huesos, cuando caiga la noche de en este invierno lluvioso y solo imagino el momento en el que desee despertar de mi sueño eterno y tampoco pueda hacerlo. Pero no importa, eso no me preocupa, ya estuve demasiado tiempo despierto, como en las noches cuando me llamabas nocturno porque vigilaba tus sueños y contemplaba tu cuerpo a la luz de mi desvelo, acariciando con la mirada cada milímetro de tu piel, contando uno a uno tus cabellos castaños, respirando tu aroma, escudriñando en tus parpados cerrados, desde mi pensamiento, el secreto de tus sueños, amándote al ritmo de las horas y del canto del búho, que observaba, desde afuera, desde el roble situado al lado de la ventana, como dibujaba tu imagen en las paredes de mi memoria para jamás olvidarte o como a veces despertabas con un suspiro profundo y al voltear tu mirada hacia a mí, en forma de charla me preguntabas: “cómo podía hacerte el amor sin tocarte” y yo al besarte respondía: “ es que no quiero manchar tu pureza…”

 

Tanto que odie el olor a formol  y ahora lo siento correr por mis venas. Puedo percibir, antes de tiempo, el olor  a humedad, a lodo, a ceniza, a polvo y a cal, a carne podrida y a mierda…

Presiento que todo el mundo me mira, pero ya no puedo escuchar, ni sentir, han ido desapareciendo con lentitud mis sentidos, solo puedo pensar y todo es un recuerdo confuso de los momentos más importantes de mi vida, como una película que se adelanta escena por escena. Pero se detiene en los capítulos en los que tu apareces, como cuando nos conocimos en aquella tarde a la orilla del mar; tú tan penosa y yo tan audaz, tu contando las olas y yo contando los pasos que daba hacia ti, acercándome, como se acercaba la mancha negra de la noche al horizonte, que parecía la línea donde el cielo se unía con el mar o donde el azul del océano se mezclaba con los naranjas y violetas de ese ocaso veraniego de abril. Después de tanto pensar lo que  diría al tenerte de frente solo dije: “Hola” y tu sonreíste y con tu mirada clavada en la mía, respondiste a mi saludo, como un puñal de ternura y al ritmo de las olas que Iván y venían te alejaste de mí, sin decir adiós y sin quitarme la mirada. Yo solo observe tu marcha sin poder hacer nada, sin  decir ni una palabra, más que mirarte y anhelar con ansiedad la oportunidad de volver a verte, al igual que lo anhelabas tú, lo supe porque lo vi en el brillo de tus ojos marrones y en el sonrojo de tus mejillas y porque me lo confesaste cuando nos dimos nuestro primer beso, un año después, en el mismo lugar.

 

También recuerdo cuando nos juramos amarnos por siempre ante los ojos de dios, cuando te prometí jamás olvidarte y amarte aun después de la muerte, como te amé, como te amo. Por eso en las noches no dormí para amarte durante mi vigilia con el pensamiento y la mirada, para no desperdiciar  ni un instante junto a ti, para no dejar de adorarte ni un momento de mi vida mientras te tuviera a mi lado y  poder perderme en tu belleza, como en un laberinto de dulzura donde tú eras la entrada y también la salida. Puedo recordar la última vez que te vi, sentada de frente al tocador peinando tu cabello de sirena, brillante y sedoso, maquillando tu rostro de ángel solo para hacer que la belleza tuviera envidia de ti, porque ya eras suficiente mente hermosa, como para para embellecerte más. Yo te observaba como siempre con detalle y con deleite, cuando me preguntaste con insistencia y preocupación: “¿que habrá después de la muerte?” y yo solo sonreí y respondí: tu amor mío jamás morirás, eres eterna en tu belleza y eterna en mi alma… pierde cuidado, no tienes de que preocuparte!” y luego te di un beso profundo y  te deje, me fui rumba al trabajo con la promesa de regresar a tiempo para la cena… promesa que no te cumplí, porque jamás pude volver…

 

Ahora desde esta habitación pequeña, de madera, desde este ataúd, contemplándote y amándote quizás desde que parte de este vacío infinito, pues no sé, si lo que me trae tu recuerdo es una parte de mi alma o un pedazo mi memoria que se niega a morir.  Porque solo soy un cuerpo sin vida, enfermo de muerte y dentro de poco enfermo también de abandono y de olvido, puedo responder a tu pregunta: “Que hay después de la muerte”.  Y con un grito mudo, con las palabras cargadas de silencio y con la certeza de que nunca podrás escucharme, te digo amada mía que después de la muerte solo hay cuatro paredes de madera, un hueco profundo, humedo y  frio, oscuridad, soledad, abandono, silencio y olvido... polvo y cal, olor a formol y a carne podrida…  solo muerte…  solo nada…

 

Mauricio Gómez Sánchez

jhontini Mauro

 

 

 

 

 

 

Comentarios4

  • Brizas (Shira)

    Se siente dolor, y al mismo tiempo tambien hay reflexio, un repaso de sentimientos, aunque ese final me da miedo, creo que hay otra vida donde el cuerpo ya no duele, porque seremos como un halo de luz, una gota de rocio no se algo hermoso, es como imagino el mas alla, y olvido no lo creo siempre estaremos en el corazon de los que amamos y nos amaron, habra una cancion una fecha algo que les hara recordarnos,nunca se muere del todo solo cuando alguien deja de querernos.

    Un abrazo Shira

    • Jhontini Mauro

      Hola amiga Shira.
      Gracias por tu visita y tu comentario.
      si es un escrito que resalta el amor y el recuerdo.
      Abrazo!

    • shoss

      Es nuestra fantasía que nos muestra lo que expresamos. En mi fantasía quisiera exista un paso a un sitio fenomenal, sin este cuerpo físico que nos obstaculiza con sus dolores y la atracción química de otros cuerpos.
      Las almas que logran comunicarse aquí, allá tendrán la oportunidad de seguir juntas avanzando hacia la eternidad.

      Un abrazo.

      • Jhontini Mauro

        Bueno amigo espero que en realidad halla una eternidad feliz para todos...
        gracias. un abrazo hermano!

      • kavanarudén

        Profundo y sentido.
        Un recordar lo vivido, un repaso existencial.
        No todo termina con la muerte, eso creo.
        Un gusto leerte.
        Un fuerte abrazo.


        Kavi

        • Jhontini Mauro

          Kavi.
          Gracias por tu visita y tu comentario...
          a lo mejor no todo termina con la muerte, o a lo mejor solo termina para quien se muere...
          Dios te bendiga, Abrazo!

        • GuillermoO

          Me gusto mucho tu escrito con fluidez, y concuerdo contigo en cuanto a la finitud TOTAL de la vida: todo sucede aquí, y después no hay mas.
          Abrazo de
          Guillermo

          • Jhontini Mauro

            Guillermo.
            Amigo gracias por pasar por aquí y dejar tu huella.
            creo que muchos nos refugiamos en la propuesta de la fe, de que después de la muerte hay una vida diferente y feliz y quizás no la halla y lo hacemos por el temor a la muerte y a lo desconocido, nadie quiere morir, pero sabemos que todos moriremos y entonces nos planteamos algo bonito para tener una esperanza...
            un filosofo una vez dijo: " cuando el hombre ama a la vida entonces odia a la muerte" y otros solo soñamos con una vida después de la muerte, pero que importa si la hay... pues la vida que vivimos es la que conocemos y es la que debe importar y la que debemos vivir...
            Te envio un abrazo fuerte!



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.