minsandi

Atardecer

Vaciado el sol del clímax amarillo 

rosados robles guardan su color 

en la mano de múltiples celestes 

guiados por el impulso creador 

 

de un himno que se esconde tras la sombra 

inerte del oscuro resplandor. 

Mas antes de la tétrica armonía 

se traza el hilo frágil del amor, 

 

reflejo de la profunda pupila 

más ardiente que las aguas del sol 

pintado en el cuadro multicelaje 

del que son parte tu sol y mi sol. 

Comentarios1

  • Lidia

    Lindas y profundas palabras en el decir de tus veros. Es muy cierto, que el amor es un hilo frágil que se puede romper en cualquier instante.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.