Gabriel

La senda nueva

En un lugar

en donde la infancia termina,

las voces llaman.

 

Es el clamor de un maestro

con el rostro de piedra

y viene a verme.

 

Llega detrás de mi ropa

y de mi boca roba la moneda.

 

La copa quebrada, la piel adolescente,

los espíritus de un mundo antiguo

y de uno nuevo,

 

un mundo por conocer.

 

Te estoy esperando en el cielo.

Tengo la llave del sol.

 

La elipse nace en mi frente.

 

Dale en tu pecho morada,

sombra del lecho nupcial.

Comentarios1

  • eclipsada

    me gusto!!!
    recibe mi luz y mis bendiciones!!!

    • Gabriel

      Muchas gracias, colega, y mucha luz para también para vos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.