Atin58

PARA MIRAR ATRÁS

Está permitido recoger los cristales
apoderarse de un color cualquiera
la caricia del tiempo nos taladra
y es imposible detenerse

Somos un conjunto de sueños
de figuras que pasan sin descanso
y el espejo no acepta la mentira
cuando la tarde es ya el anochecer

El cielo estalla en nuestras manos
y recogemos en silencio los cristales
buscando ansiosos un color adecuado
para mirar atrás por un segundo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.