Octavio97

El triste país de las vidas perdidas.

Este es el triste país de las vidas perdidas.

Donde las luces se apagaron alguna vez.

Donde en 1976 la libertad y la justicia fueron exiliadas,

por la hipocresía y los genocidas.

 

Donde las grandes máquinas de metal volador,

piloteadas por grandes dinosaurios asesinos.

Empujaban a las bellas aves que cantaban sin importar nada,

hacia un inmenso rio de plata,

para silenciar sus cantos.

 

Donde un rey borracho,

intentó luchar contra una dama de hierro.

Y lo único que consiguió,

fue que miles de jóvenes mueran.

 

Donde grandes monstruos,

atrapaban a guerreros silenciosos que luchaban por un mañana.

En una mansión abandonada.

Y los hacían hablar con una maquina eléctrica.

 

Éste es el tiste país de las vidas perdidas.

Donde las luces se volvieron a encender.

Donde las aves volvieron a cantar.

Donde los chicos volvieron a jugar.

Donde ya no existen ni monstruos ni dinosaurios.

Donde los genocidas y la hipocresía fueron exiliados,

y la libertad y la justicia volvieron a su hogar.

 

Éste es el que en algún momento fue el triste país de las vidas perdidas.

Éste, es ahora el gran país de la memoria.

De los pañuelos blancos,

y el nunca más.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.